Un terremoto en Los Ángeles podría causar que las playas se hundan hasta 3 pies en segundos, según estudio

Escrito   ▪  24/03/2017

article-image-37979

 

 

Una de las fallas más peligrosas del sur de California causó que la tierra en la costa del condado de Orange se hundiera entre 1½  y 3 pies en cuestión de segundos. Esto ocurrió durante terremotos prehistóricos, según un estudio que sugiere que el riesgo sísmico ahora es mayor de lo que se creía anteriormente.

"No es solo un hundimiento gradual. Esto es algo grande [y repentino]. Es un hundimiento muy rápido", dijo el autor principal del informe, Robert Leeper, estudiante de postgrado en geología de la universidad de UC Riverside, quien trabajó en el estudio como alumno en Cal State Fullerton y geólogo en el US Geological Survey (USGS).

El estudio de la falla de Newport-Inglewood se centró en los pantanos (humedales) de Seal Beach. Pero el área de caída repentina podría extenderse a otras regiones dentro de la misma zona geológica, que incluye la Estación de Armas Navales de los Estados Unidos y el vecindario Huntington Harbor de Huntington Beach.

Leeper y un equipo de científicos de Cal State Fullerton habían estado buscando en los humedales de Seal Beach pruebas de un antiguo tsunami. En su lugar, encontraron depósitos orgánicos enterrados que determinaron que eran los restos prehistóricos de las superficies de los pantanos, que se decía que fueron abruptamente derrumbados por grandes terremotos ocurridos en la falla de Newport-Inglewood.

Los terremotos que datan aproximadamente del año 50 AC., en el año 200 DC y el año 1450 – hace uno o dos siglos - eran todos más poderosos que la magnitud del terremoto de 6.4 grados sucedido en Long Beach en 1933, que no causó una caída repentina en la tierra, dijo Leeper.

 
 Researchers studied prehistoric layers of sediment in a gap of the Newport-Inglewood fault known as the Sunset Gap. They took sediment samples from 55 locations that suggest the land in this region suddenly dropped by as much as 3 feet during major earthquakes. 
Researchers studied prehistoric layers of sediment in a gap of the Newport-Inglewood fault known as the Sunset Gap. They took sediment samples from 55 locations that suggest the land in this region suddenly dropped by as much as 3 feet during major earthquakes. (Robert Leeper / Scientific Reports)

Como resultado de las observaciones se pensó por primera vez que sismos tan grandes como de magnitudes de 6.8 a 7.5 han golpeado el sistema de fallas de Newport-Inglewood / Rose Canyon, que se extiende desde el oeste de Los Ángeles a través de Long Beach y la costa del condado de Orange hasta el centro San Diego.

Los recién descubiertos terremotos también sugieren que la abertura de Newport-Inglewood es más activa de lo que se pensaba anteriormente. Los científicos habían creído que esta falla se creó a causa de un terremoto mayor que sucede cada 2.300 años en promedio; pero los últimos resultados muestran que un sismo de gran magnitud podría llegar una vez cada 700 años aproximadamente, dijo Leeper.

The area shaded in solid white, which spans the Seal Beach National Wildlife Refuge and the Huntington Harbour area of Huntington Beach, highlights the zone along the fault that may experience abrupt sinking during future earthquakes on the Newport-Inglewood fault.

Es posible que los terremotos lleguen con más frecuencia que el promedio hasta ahora conocido, y pueden llegar espaciados con unos 300 años de diferencia entre uno y otro.

Si un terremoto de magnitud 7,5 grados irrumpiera en el sistema de fallas de Newport-Inglewood / Rose Canyon, tal temblor causaría daños masivos en todo el sur de California, dijo la sismóloga Lucy Jones, que no estaba afiliada al estudio. Tal movimiento telúrico produciría 45 veces más energía que el terremoto de 1933.

"Es una evidencia muy clara que los tres terremotos en la área Newport-Inglewood han sido más grandes que el de 1933", dijo Jones sobre el terremoto que mató a 120 personas. "Esta es una evidencia muy fuerte de múltiples terremotos grandes".

La idea de que la grieta de Newport-Inglewood podría producir terremotos más poderosos que el ocurrido a principios de los 30’s ha ido creciendo a lo largo de las décadas. Los científicos han llegado al consenso de que la falla de Newport-Inglewood podría vincularse con la falla de Rose Canyon en la costa del condado de San Diego, produciendo un terremoto teóricamente de 7,5 grados basado en la longitud del sistema de fallas combinado.

Un terremoto de magnitud 7 en la grieta de Newport-Inglewood golpearía particularmente áreas de Los Ángeles al oeste del centro de la ciudad.

"Si usted está en el lado oeste, es probablemente el terremoto de mayor intensidad que sentiría localmente", dijo Jones. "Un [terremoto de] de 7 grados en el Newport-Inglewood va a hacer mucho más daño que uno de 8 en el área de San Andrés, especialmente para Los Ángeles”.

El estudio se centró en la toma de muestras de sedimentos debajo del Refugio Nacional de Vida Silvestre de Seal Beach, en 55 lugares a lo largo de una amplia zona, trazando capas enterradas para detectar signos de actividad sísmica pasada.

Para ello, los científicos utilizaron una máquina vibradora para empujar una tubería de 20 pies de largo y punta afilada en el sedimento, y extraer de esa forma muestras de residuos que les permitía ver lo que había sucedido geológicamente debajo del sitio.

Lo que encontraron fue un patrón de repetición donde la vegetación viva en el pantano de repente cayó hasta 3 pies, sumergiéndolo bajo el agua, eventualmente matando todo en la superficie y luego enterrándolo.

"Identificamos tres de estas capas enterradas [compuestas] de vegetación o sedimento que solían estar en la superficie", dijo Leeper. "Estas capas enterradas y orgánicas son evidencia de tres terremotos en el área de Newport-Inglewood en los últimos dos mil años".

Los terremotos en otros lugares también han causado caídas repentinas de la tierra, como fuera de la zona de subducción de Cascadia frente a la costa de Oregon y el estado de Washington. Allí, los pinos que una vez crecieron sobre la playa de repente cayeron por debajo del nivel del mar, matando a los árboles en la medida que el agua salada se penetraba en sus raíces, dijo el coautor del estudio Kate Scharer, un geólogo de investigación del USGS.

Otra razón que apunta a terremotos importantes es la existencia de una brecha - conocida en inglés como Sunset Gap- es la falla de Newport-Inglewood que cubre aproximadamente el refugio nacional de la fauna en Seal Beach y el Huntington Harbor (puerto).

La brecha está orientada de tal manera que, si ocurre un terremoto de gran magnitud, la tierra podría caer repentinamente. Tales depresiones se han formado en otras fallas del sur de California, que han creado el lago Elsinore por la falla del mismo nombre, y creado el lago Quail, el lago Elizabeth y el lago Hughes por la falla de San Andrés, dijo Jones.

Mientras que los científicos centraron su estudio en los humedales de Seal Beach, el Huntington Harbor y el área de la Estación de las Armas Navales que también cae en la misma abertura de la falla de Newport-Inglewood, podría ser posible que el hundimiento se extienda a esas zonas, dijo Leeper.

Nada en el nuevo estudio ofrece una guía para cuando ocurra el siguiente gran terremoto en la falla de Newport-Inglewood. "Los terremotos pueden ocurrir en cualquier momento. No podemos predecirlos. Todo lo que podemos hacer es tratar de entender la frecuencia con la que ocurrieron en el pasado, y estar preparados para cuando ocurra el siguiente", agregó Leeper.

Los científicos dicen generalmente que las posibilidades de un terremoto importante en la falla de San Andrés son más altas en nuestro tiempo de vida porque esa fractura se está moviendo mucho más rápidamente que el Newport-Inglewood, a una velocidad de más de una pulgada por año comparada con una velocidad de una pulgada y un cuarto anual.

Pero es posible que un gran terremoto en la falla de Newport-Inglewood pueda ocurrir en nuestro tiempo de vida.

El estudio fue publicado en línea el lunes en Scientific Reports, una publicación de investigación dirigida por la revista Nature.

Además de Leeper y Scharer, los otros coautores del estudio son Brady Rhodes, Matthew Kirby, Joseph Carlin y Ángela Aranda de Cal State Fullerton; Scott Starratt del USGS; Simona Avnaim-Katav y Glen MacDonald de la UCLA; y Eileen Hemphill-Haley.

 

Fuente:Hoy 

La Ranchera 96.7 FM - Los Angeles | Aqui Estas: